DIARIO COL

Hace 10 años que no se registraba neblina persistente en mayo

La neblina que desde hace nueve días afecta a la ciudad de Buenos Aires y sus alrededores es un fenómeno que no ocurría en esta región desde hace diez años según analizó el Servicio Meteorológico Nacional.

El organismo destacó que durante la última década, tanto a nivel anual como mensual "el fenómeno de neblina registró una menor actividad que en décadas pasadas" y añadió que el año con mayor persistencia de neblina en mayo "fue en 1990, cuando se registraron 20 días".

No obstante no se registraba en mayo nueve días con neblina desde el 2001, cuando hubo 11 días de este fenómeno meteorológico originado en la suspensión en la atmósfera de gotitas de agua microscópicas que reducen la visibilidad en superficie.

Si se toman en cuenta todos los meses del año, junio del 2007 fue el último antecedente con neblinas persistentes, ya que allí se registraron 11 días, de los cuales 8 fueron en forma consecutiva.

Los valores históricos más altos de neblina tuvieron lugar en julio 1973, junio 1977 y abril 1990 (21 días), Mayo 1990 (20 días) y julio 1978 (19 días).

"El fenómeno es normal. Lo que resultó llamativo es el tiempo que persiste", dijo a Télam Miriam Andrioli, difusora del Servicio Meteorológico Nacional (SMN).

La especialista aseguró que "la niebla y la neblina son consecuencia lógica del desplazamiento de vientos de un lugar de alta concentración de humedad a otro, donde el suelo está más frío, lo que provoca que esa masa húmeda sufra el fenómeno de la condensación".

El fenómeno comenzó el 18 de mayo a las 20 y duró en forma intermitente hasta este lunes, cuando se registró desde temprano una espesa y bajísima nube a la altura del suelo, que parecía que se iba cargando de agua a medida que pasaban las horas.

Para la meteoróloga, la persistencia de los bancos de niebla o neblina en la zona se debe a que "estamos bajo un fenómeno meteorológico denominado ´anticiclón´, que se caracteriza por tener alta presión, lo que hace que las condiciones se mantengan y el cambio sea lento".

El fenómeno alcanzó la Ciudad de Buenos Aires, la provincia de Buenos Aires, el Río de la Plata, este de Chaco, Córdoba, Corrientes, Entre Ríos, este de Formosa, este de La Pampa y Misiones, lo que provocó numerosos inconvenientes en el transporte sobre todo aéreo y en el tránsito.