Promueve el cambio en el mundo

cambiar02_640x167
ALGO MÁS QUE PALABRAS -

Por el escritor Víctor Corcoba Herrero
-

Dice un dicho antiguo que “la verdad solo tiene un camino”. El momento actual que vivimos parece negar lo evidente y enfrascarse en contiendas inútiles, a las que habría que dar solución. Desde luego, debemos suscitar el cambio en el mundo. Precisamente este año, en que se celebra el noventa y cuatro cumpleaños de Nelson Mandela, el hombre que nos enseñó a cambiar el planeta, las Naciones Unidas se unen al llamamiento de la fundación que lleva su nombre para dedicar sesenta y siete minutos de nuestro tiempo en ayudar a los demás, -uno por cada año de servicio público de Nelson-, homenajeando así a este ser humano excepcional con motivo de su onomástica, el dieciocho de julio. Todo un referente para estos tiempos de odio y egoísmo; él que dedicó su quehacer al servicio de la humanidad, que gastó toda su vida por los demás, como abogado defensor de los derechos humanos, como preso de conciencia, trabajando por la paz y como primer presidente elegido democráticamente de una Sudáfrica libre.

En un mundo donde las sombras de la injusticia y la pobreza se acrecientan sobre todo los continentes, es más urgente que nunca prestar auxilio a tantas voces que hoy claman en busca de asistencia. Por eso, aplaudo la idea de la Fundación Nelson Mandela, avalada por Naciones Unidas, para instar a todos y a cada uno de nosotros, a dedicar unos minutos de nuestro tiempo a prestar un servicio desinteresado a la humanidad. Cada uno según sus posibilidades. A veces no hacen falta grandes caudales para ponernos a disposición del que llama nuestra atención. Los dominadores del mundo han hecho del planeta un hábitat a su medida. Nos olvidamos, con demasiada frecuencia, de que todos dependemos de todos. La solidaridad mundial tiene que ser posible porque es necesaria y urgente. Por desgracia, aunque el mundo es cada vez más interdependiente, sigue estando dividido, no sólo por las diferencias económicas, sino también por el aluvión de discriminaciones, que habría que atajarlas cuanto antes.

Promover el cambio en el mundo, pues, tomando como guía a Nelson Mandela, pasa por propiciar el respeto a los derechos humanos y al estado de derecho. Él detestó como pocos la discriminación racial y de género, trazando un camino de libertades para que creciera la armonía entre los pueblos.

Así como la eliminación de la pobreza es un acto de justicia, también la inclusión de las personas a una vida digna ha de considerarse como una ayuda básica. No como una caridad. Es un acto humano que debemos poner en práctica y que está en nuestras manos llevarlo a la realidad. Está visto que sólo mediante una acción disciplinada de las masas se puede asegurar el cambio. Es hora de que revivan los movimientos por la igualdad de los pueblos, por la justicia, por la libertad y de que pongamos las bases de una verdadera alianza humana, donde nadie quede excluido.

Nosotros, las personas, podemos cambiar el mundo. Sin duda, no es tarea sólo de los gobiernos. Cada persona puede ayudar a promover desarrollos más igualitarios, más sostenibles, adoptando actitudes positivas, capaces de generar confianza en nosotros mismos. Ha llegado el momento de las grandes manifestaciones de solidaridad contra la casta de poder, que sólo busca más poder para sí y los suyos, contra las mafias de mercados y contra el espionaje de ciudadanos. En muchos países se ha instalado la cultura de la impunidad y del miedo, que únicamente puede ser combatida con la acción solidaria colectiva.

Para más dolor de la humanidad, tenemos muchas ciudades en el mundo que hoy son hervideros sin ley, territorios enfrentados, comunidades que superan las películas de fugitivos y canallas.

El propio Nelson Mandela dijo una vez: “Podemos cambiar el mundo y transformarlo en un lugar mejor. Eso depende de cada uno de nosotros”. Tomemos este mensaje. Ayudemos a los necesitados. Donemos nuestro tiempo a las personas afectadas por tantas crisis de opresión y por las cargas de marginalidad que habitan en este desordenado planeta. No olvidemos que los problemas mundiales son problemas de todos y deben abordarse de manera tal que los costos y las cargas se distribuyan con justicia. Así, los que menos tienen, o los que menos se han beneficiado, merecen la ayuda de los más favorecidos. Unidos siempre, y pensando en la mejor manera de dar las gracias a un liberador como Nelson, realicemos algo por aquellas personas tratadas injustamente o, al menos, sirvamos de inspiración para ese cambio que el planeta pide a gritos.

Urge, por tanto, cultivar la cultura del bien común y extender dicho cultivo por toda la faz de la tierra. El riesgo de nuestro tiempo es que la clase dirigente no está formada por hombres de estado, sino por hombres de partido, que no siguen las pautas de la universalidad, que mienten y se contradicen como norma, tolerando desde su pedestal las más variadas formas de menosprecio y violación de las personas más débiles. Cuando el sentido auténtico de la solidaridad se eclipsa, nuestra capacidad de discernimiento se atrofia y el bien se disipa entre un vacío de ideas. Es de desear, por consiguiente, un papel más incisivo en la gratuidad de todos, incluido los gobernantes. Ofrezcamos nuestra ayuda más allá de la visión materialista de los propios acontecimientos humanos para, de este modo, avivar generosamente la tarea en favor del desarrollo del mundo y de todos sus moradores.